Los santuarios

  • Chapelle Notre Dame - détail

  • Chapelle Notre Dame de Rocamadour

  • La Vierge Noire - Chapelle Notre Dame

  • Basilique Saint Sauveur

  • Esplanade des Sanctuaires

  • Esplanade des Sanctuaires - détail

  • Basilique Saint Sauveur - détail

Lugar de devoción a San Amador, dedicado al culto mariano, Rocamadour posee un rico patrimonio con los Santuarios y la estatua de la Virgen Negra.

En la cima de la Gran Escalinata de los Peregrinos se alza la explanada de los Santuarios de Rocamadour.

Una ciudad suspendida en su acantilado

Encaramadas en el peñasco como un auténtico reto al equilibrio, la Basílica San Salvador y las capillas reciben durante todo el año a visitantes y peregrinos.

Rocamadour debe su fama a su peregrinación. Su historia se remonta a un milenio atrás, cuando los primeros ermitaños se instalaron en un amplio refugio bajo el peñasco. En 1166 se descubre un cuerpo perfectamente conservado, el de San Amador, en el sitio en el que ahora se levantan los Santuarios.

Desde sus orígenes, este paraje estuvo dedicado al culto mariano. Dentro de la capilla de Nuestra Señora se puede admirar la estatua de la Virgen Negra. La Virgen Negra Nuestra Señora de Rocamadour data del s. XII y está conformada por dos piezas de madera, con el Niño pegado a la rodilla izquierda.

El Libro de los Milagros 

Según el Libro de los Milagros escrito en 1172, Nuestra Señora de Rocamadour curaba las enfermedades, liberaba a los prisioneros, salvaba a los marineros y protegía durante las guerras.

Durandarte

Clavada en la roca encima de los santuarios puede verse la famosa espada Durandarte que Roldán blandiera en Roncesvalles.

Grands sites Midi-Pyrénées
Mi estancia